Llegan Rafa, Nyewana y Sara

Hoy hay una actividad inusual, llega Rafa Selas, el fundador de ANIDAN, con su mujer Nyewana y su hija Sara. El retraso del vuelo hace que todos los niños ANIDAN esperen nerviosos en la playa, hasta que se ve el bote a lo lejos. Gritos, cánticos y excitación. Al desembarcar fila de niños y mayores para abrazarle. En las caras de los tres recién llegados, se ve el cansancio del viaje, pero es algo que suplen con la felicidad y emoción de abrazar a todos, uno por uno.

A Rafa se le ve emocionado por llegar a ANIDAN, a Nyewana radiante y a Sara, un poco dormida… Todos los niños esperan su turno y se les acompaña hasta su casa.

ARAFATI (Rafa) y Nyewana son los padres para todos estos niños y niñas. Con algunos llevan desde el principio, hace 10 años y se les nota, hay un sentimiento especial.

ANIDAN es una gran familia (que nos ha adoptado también). Con niños y niñas de todas las edades, género, cultura, religión… y conviven felices gracias al apoyo de los socios, amigos y donaciones. Es una ONG pequeña, con tres puntos de apoyo en Anidan Kenia, Anidan Madrid y Anidan Italia, que con mucho esfuerzo está realizando una labor impresionante en el este de Kenia y gestiona también el hospital pediátrico apoyado por la Fundación Pablo Horstman, que se encarga de la parte médica. Se atiende gratuitamente a más de 18.000 niños al año.

El proyecto de la escuela de percusión, es otro granito de arena, que se suma a todo lo demás. La verdad es que nos ha sorprendido a todos la capacidad que estos chavales tienen para la percusión y en solo tres años y gracias a mucha gente, nos vemos preparando una soñada gira por Europa con la que esperamos conseguir un montón de socios y padrinos que ayuden a ANIDAN a continuar con esta callada labor para que todos estos niños puedan seguir luciendo esa sonrisa que habréis visto en muchas de las fotos y es que aquí, en ANIDAN, hay niños felices.

Advertisements

Lamu Cultural Festival 2013

Por unos días, Lamu (ciudad Patrimonio de la Humanidad) cambia. Este año se ven menos turistas muzungus, pero más gente local o venida de ciudades como Nairobi o Mombasa y países limítrofes. Muchos estudiantes y pequeños comerciantes con sus puestitos callejeros. Se vende de todo y el pueblo tiene una actividad inusual.

Desde por la mañana hay todo tipo de actividades, para los pequeños, para los grandes y para los muy grandes. Mucha música, personas y personitas engalanadas, muchos colores y brillos en los atuendos y niños de estreno.

Es un festival que fomenta la cultura y patrimonio swahili y tiene en sus mayores la historia que nunca se debiera perder. Se suceden los corros de personas cantando unas letanías acompasadas por tambores, en la que se cuentan historias de amor y bailan y bailan hasta casi entrar en trance.

Entre lo que no hay que perderse, están las regatas de Dhows, que se siguen desde el paseo marítimo y atraen a muchísima gente, la competición de natación, las carreras de burros, a las que hay que estar muy atentos, porque pasan “volando” entre la multitud, las finales de fútbol de todas las categorías y las actuaciones nocturnas en la plaza del fuerte, hasta la madrugada.

Los ganadores de todas las actividades recorren el pueblo cantando y exhibiendo sus trofeos, lo que aumenta unos decibelios la mezcla de sonidos que circulan entre las estrechas callejuelas de Lamu.

Hay gente por todos lados y todos sonríen. Las mujeres por un lado y los hombres por otro, incluso en los conciertos. Y los artistas también son muy dispares, desde música ancestral, música taarab y algo para los más jóvenes deseosos de sonidos más actuales. El día de las actuaciones locales, nos sorprende con grupos de hip hop o música disco, que las chicas corean desde su emplazamiento en la plaza, vestidas de negro, sentadas en el suelo y completamente tapadas. Sólo algunos chicos bailan.Nos llama la atención su poca expresividad a la hora de mostrar sus gustos en público. No aplauden. De todas formas, hemos notado un cambio desde la primera vez que actuamos en este festival y quizás porque hay muchos estudiantes de fuera, se nota más efusividad. Eso sí, al acabar, sí expresan lo que han sentido y te lo cuentan, te felicitan, quieren fotos y CDs y la pregunta segura: ¿volveréis el año que viene?.

Tras la gira de abril-mayo, por Europa: Ngoma ksa Msikamano – Tambores para la Convivencia-EIO- y Musica per Lamu 2014, de la ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band, junto a la Joven Accademia Santa Cecilia de Roma, La Orquesta Joven de Euskadi EIO y el Joven Orfeón Donostiarra, volveremos. Y dado el éxito de esta convocatoria, seguramente con más tiempo de escenario y más gente deseosa de ver, oír y sentir a los jóvenes percusionistas de ANIDAN, que ya se empiezan a convertir en un clásico dentro del festival.

Reacciones al Concierto

Tras el concierto, María llevó a todos los niños a cenar y reponer líquidos, que lo necesitaban. La cosa se alargó, porque lo hacen todo en el momento y 19 raciones de pollo a la brasa, llevan su tiempo. Teníamos copado el restaurante, situado en una esquina de la plaza, y se veían caras de cansancio, sueño y felicidad. Los que les acompañábamos, comentábamos lo sucedido y empezaban a llegar los halagos.

Los organizadores, muy satisfechos y pensando ya en el año próximo. Ah! y por primera vez, hay una peuqña aportación para ANIDAN. Hubo una negociación anterior, claro, en la que no teníamos muy claro que lo harían, pero visto el resultado, no han tenido otra opción… aunque con una rebaja, porque por algo son expertos comerciantes… Otro pasito adelante. Les comentamos que, visto el éxito y las ganas del público, para el año próximo podemos preparar un concierto de dos horas y quizás sería conveniente ampliar la plaza (en este punto tardaron en reaccionar a nuestra broma)…

Ya por la mañana, al salir de casa, todo eran felicitaciones, caras sonrientes, dedos señalando, pulgares arriba…

Todo Lamu y todos los visitantes se rindieron al espectáculo… personas que se acercan a pedir una foto con los artistas, en el café, en la calle, en las tiendas… músicos que quieren saber de dónde han salido y que se acercan hasta ANIDAN sorprendidos. Niños que miran extasiados los tambores y quieren aprender a tocar. Elegantes mujeres de negro, irreconocibles, que nos felicitan… e incluso cenando, se nos acerca una pareja de Suecia, para darnos la enhorabuena y preguntar si podríamos llevar este espectáculo a su país.

Nuestro buen amigo Omar, que fue el primero en apoyarnos y sigue haciéndolo, estaba muy feliz. Hablamos de futuro, de posibilidades y de una puerta que se va abrniors Band y volver al trabajo: ensayos, baqueteo, teoría, compromiso y trabajo, mucho trabajo para que su paso por Europa deje huella, se conozca el proyecto de ANIDAN, consigamos muchos socios y, a ellos, les ayude a abrirse un futuro profesional.

Las fotos de este artículo son de los fotógrafos italianos Emanuele Reguzzoni (www.emanuelereguzzoni.com ) y Cristiano Zabeo (www.cristianozabeo.it ) que han estado colaborando con ANIDAN estas dos últimas semanas dando un taller de fotografía a los niños. Dos bellísimas personas.

 

Una hora en el escenario del Lamu Cultural Festival 2013

Antes, reunión en casa de Ugo y Claudia (de ANIDAN Italia) para revisar los instrumentos, poner a punto el material y repasar el concierto. Unai y Rubén se lo hicieron visualizar, paso a paso. 34 ojos fijos en ellos, memorizando cada tema y atendiendo, muy concentrados, a sus palabras y observaciones. Había una espesa  tensión contenida y se sentía la procesión que cada uno llevaba por dentro.

Recorremos las estrechas callejuelas de Lamu para llegar a la plaza, con los tambores en alto, para no rozarlos con los muros y entramos por la parte trasera… el escenario ya iluminado, al fondo, era como un imán para todos.

20.00, todos arriba, la plaza repleta de ojos expectantes y una hora por delante para compartir lo que llevan dentro. Unai y Rubén los organizan, Erika, Corrie, Manuel, Cristiano y Gotzon preparan sus cámaras. Unai, con el didgeridoo, abre y centra a los espectadores y la trompeta de Rubén da el primer tono a las voces… la vamos a liar, la vamos a liar… la vamos a liar… (cantan) sólo faltaba Ricardo en el escenario… y la liaron.

No hay palabras para describir lo vivido. Auténticos profesionales. Derrocharon energía, felicidad, ilusión, música y ganas. Se ganaron al público con los primeros compases y fue una FIESTA. La plaza vibrando con cada corte, cantando, bailando y viviendo, con la ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band, una noche inolvidable.

Era su primera actuación en un escenario y, además, en su ciudad. Las tres actuaciones de calle de los días anteriores, ya vaticinaban lo que íbamos a vivir. Estaban con muchas ganas de hacer saltar a los espectadores y lo consiguieron de largo. Nosotros los veíamos capacitados para quitarse de encima su mala actuación del año pasado (allí solo cantaron) y María estaba muerta de miedo: “Que no  canten”. Había que ver su expresión a los primeros sones: primero boquiabierta y después brincando, orgullosa, con el resto de la plaza… sus niños brillaron con luz propia y la emoción se le salía por todas partes. Parecía no dar crédito a lo que estaba viendo y sintiendo.

Al terminar… ufff… tendríais que ver sus caras y las nuestras. Nadie podrá olvidar nunca esta noche. Una pena que Rafa y Nyebwana no estuvieran aquí… ¡como hubieran disfrutado! Nos acordamos mucho de todos los que han pasado por ANIDAN (o no) y han puesto su granito de arena para que esto haya sido posible y echamos mucho en falta a Iker, el director de la Orquesta Joven de Euskadi – EIO, que se habría sentido orgullosísimo del resultado y seguro para la gira del 2014 en la que… la vamos a liar… la vamos aliar… la vamos a liar…

Muchas de las fotos de este articulo son de la fotografa Corrie Wingate (www.corriewingate.com), que esta de voluntaria en ANIDAN, realizando talleres de arte y tuvimos la grandisima suerte de que se sumase al equipo del Bloko del Valle aportando sus fotos.

La ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band, se suma a la fiesta

Hasta ahora han sido los Children los protagonistas, ahora les toca a los Juniors. “Pasacalles” por la avenida marítima en “hora punta”, Lamu repleta de gente venida de todos los rincones de Kenia y países cercanos y muchas ganas de fiesta. Una hora antes, ya estaba la gente impaciente por coger sitio y preguntando cuando empiezan a sonar los tambores.

A las 18.30 empieza la música. El gentío, impresionate y presionante. Casi no podemos avanzar. A duras penas logramos contener las ganas de los espectadores de tenerlos al lado. Es como si se creara una fuerza magnética que atrae al personal. Un calor sofocante se suma a la presión del público y a los ritmos de trompeta y tambores. Gritos, brazos, empujones, sudor, caras felices, concentración y música, mucha música.

Los Juniors con todas las ganas del mundo por demostrar lo que llevan dentro y vaya si lo han demostrado. Impresionante la fuerza de sus ritmos e impresionante también el calor humano (literal). Todo el grupo brillaba por el sudor y sus caras de felicidad se contagiaban a todos los presentes, creando una ola como de “trance” que subía y bajaba al son de las señas de Unai, las notas de Rubén y la percusión de la ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band.

Muy cerca y tratando de que no se los comieran, mucha gente de ANIDAN: María y Francesco, Ricardo y Clea, Elena, Marta, Airám, niños y niñas, masais, amigos, Manu (el fotógrafo italiano) y hasta Rafael, contenido como siempre y al que le faltó un pelín para ponerse a brincar.

Tras no pocos esfuerzos, llegamos a la plaza… la LOCURA… Unai sale a hombros entre una muchedumbre enfervorizada pidiendo más, pero no pudo ser, porque interrumpimos la prueba de sonido del grupo estrella local y hay que dejar espacio para todos. El trabajo de dejar constancia gráfica de Erika y Gotzon, complicado: había que pelear por cada centímetro de terreno, los empujones, la falta de luz y el sudor que amenazaba las cámaras.  A duras penas logramos salir y nos dirigimos al Mangrub, el café de Omar, que invita a refrescos a todos los protagonistas. Todos empapados y de subidón, con heridas en las manos y pensando ya en el concierto de mañana en el escenario, que promete…

Pasamos por la casa de Ugo & Claudia a dejar los tambores y nos dirigimos, tal cual, a la invitación del embajador español, para tomar un refresco. María aprovecha la coyuntura para tocar temas pendientes y le pone delante el proyecto de la gira, para ver si puede ayudarnos a aligerar trámites.

Día intenso y caluroso que vaticina, mañana, un concierto… (poner aquí lo que queráis).

LAMU FULL – MUZUNGUS POCOS

Lamu ya luce sus mejores galas. Y sus habitantes la ropa de fiesta. Hay un colorido y olor inusuales y muuuuucho calor. De cada rincón de la avenida marítima salen proclamas que no entendemos y animan a la gente a participar. Aquí no son muy dad0s a efusividades, les cuesta mucho expresar emociones y menos en público.

Hay muchos niños engalanados y felices de lucir sus atuendos, comen chuches y helados y sonríen, sonríen mucho aunque de lejos. Los más atrevidos nos dejan acercarnos y responden al “Jambo” extendiendo su mano. La mujeres bellísimas con sus “bwi bwis” negros llenos de lentejuelas y adornos, incluso las que solo dejan ver sus ojos maquillados y expresivos: ”¿hola, no me conoces?” (en castellano) se ríen de y con nosotros.

La ciudad ha cambiado y parece que sus habitantes hubieran salido de debajo de las piedras. Todo está lleno de gente que se reparte entre la avenida y la plaza del fuerte. Nosotros aprovechamos la mañana sin ensayos, para pasar por el mercado y hacer la compra para el fin de semana. Discutimos con el del pescado por cobrarnos demasiado el otro día y nos vamos a otro. Nos encuentra Daniel, uno de los niños de ANIDAN y nos ayuda en el mercado “¿quieres arroz?” “por aquí…”  Todos los niños de ANIDAN son educados, respetuosos y solidarios. Están pendientes de nosotros y se ofrecen a llevar nuestros bultos, a pesar del calor que se respira (a lo que nunca accedemos). La gente nos para y nos pregunta cuando actuamos: Esta tarde en la regata de “dhows”.

Gracias a la intervención de Satan, Kate nos deja su “dhow”, el mejor y más grande de Lamu. Un barco precioso y supercuidado. Es una elegante señora inglesa afincada en el pueblo, a la que no le gustan los niños… en agosto ya nos lo dejó para ir a Manda. Unai fue a verle y pedírselo de nuevo y se lo ofreció encantada. Creo que ya empiezan a gustarle los niños, sobre todo los de ANIDAN. Al acabar el “pasalancha”, nos lo ofreció para lo que queramos. Se le veía feliz y aunque en las fotos no se ve, hasta bailó.

Este año, los niños que tocaron, fueron los Childrens, de la ANIDAN-Bloko del Valle Childrens Band. Era su primera vez y estaban exultantes. Tocaron con ganas y a pesar del tremendo ruido del paseo, se les oía a la perfección y ¡¡¡sonaron muy bien!!!

Muchos otros barcos se les acercaban para oírlos mejor y fotografiarlos, llegando incluso a no permitirles avanzar. Casi dos horas después, María los pone rumbo a casa. Nosotros nos quedamos en el pueblo y todo son felicitaciones y ¿mañana a que hora? Hacer los 100 metros del paseo son más de 30 minutos. Todo petado de gente y muy pocos “muzungus (blancos)”. No hay casi turistas debido a la situación del país, pero esto está todo muy tranquilo y acogedor aunque si se ven muchos más policías y militares que en otras ocasiones. Los organizadores, muy contentos y nosotros preparando ya el pasacalles de esta tarde.

Los NGOMA (tambores) ya suenan en el Lamu Cultural Festival 2013

/* Style Definitions */
table.MsoNormalTable
{mso-style-name:”Table Normal”;
mso-tstyle-rowband-size:0;
mso-tstyle-colband-size:0;
mso-style-noshow:yes;
mso-style-priority:99;
mso-style-qformat:yes;
mso-style-parent:””;
mso-padding-alt:0in 5.4pt 0in 5.4pt;
mso-para-margin-top:0in;
mso-para-margin-right:0in;
mso-para-margin-bottom:10.0pt;
mso-para-margin-left:0in;
line-height:115%;
mso-pagination:widow-orphan;
font-size:11.0pt;
font-family:”Calibri”,”sans-serif”;
mso-ascii-font-family:Calibri;
mso-ascii-theme-font:minor-latin;
mso-fareast-font-family:”Times New Roman”;
mso-fareast-theme-font:minor-fareast;
mso-hansi-font-family:Calibri;
mso-hansi-theme-font:minor-latin;}

Y han llegado para quedarse. Se van a convertir en un referente en el Festival. La gente nos pregunta a cada paso: ¿Cuando? ¿Donde? Tararean los temas y sonríen felices.

Ayer, que era el día de los más pequeños, lo abrieron los niños de la ANIDAN-Bloko del Valle Childrens Band. ¡Y como sonaron…! Serios y concentrados al principio, se fueron soltando al ver que aquello funcionaba y eran el objeto de admiración de una plaza llena. Hacía mucho calor, les apretujaban y casi no tenían espacio para moverse, pero ellos, como auténticos profesionales, con los ojos clavados en Unai y Rubén, hicieron temblar las murallas del fuerte que preside la plaza principal de Lamu.

Sus caras, brillando por el sudor, reflejaban concentración, orgullo y felicidad… Cámaras y móviles trataban en vano de hacerse un hueco para inmortalizar el momento y servir de recuerdo digital, ya que el emocional nadie de los presentes lo olvidarán. Ángel, de Infancia Solidaria, Rafael y los fotógrafos italianos Manuel y Cristiano no daban crédito a lo que estaban viendo… y como decía Manuel, “Nunca he visto nada parecido” A  María se le ve  feliz, aunque siempre pendiente de cada movimiento y contratiempo que pueda surgir. Muchas personas (y casi todas mujeres) se nos acercaban al terminar, para darnos las gracias por lo que estábamos haciendo y nuestra respuesta era que era a ellos a los que había que darles las gracias, porque trabajan, se esfuerzan y van entendiendo la idea de bloko.  Tienen ilusión y compromiso, aunque alguna vez tienen ideas un poco surrealistas, como llevar los tambores a la playa, para lavarlos…!en el mar!!!!!!!! ¡¡¡TODO OXIDADO!!!

El tándem Unai–Rubén, funciona a las mil maravillas: lo dan todo, TODOOOOO. La trompeta y la percusión se fusionan a la perfección y permite ofrecer un espectáculo que te llega muy dentro. Ya lo hemos expresado en otras ocasiones, pero volvemos a ello: es muy difícil contar lo que se siente, aunque entre Erika y Gotzon, lo intentamos y aquí os dejamos algunos instantes, para los que nos seguís desde la distancia.

Y esta tarde “pasalancha” en paralelo a la avenida marítima: toco toco tummmm.