En ANIDAN hay mucho más que tambores

Las vacaciones escolares de 260 niños y niñas suponen promover todo tipo de actividades para mantenerlos ocupados, durante el máximo tiempo posible. Por todos los rincones hay grupos que se afanan en talleres y juegos. No están todos, porque los que tienen algún familiar, van a pasar unos días con ellos, siempre que sea posible y adecuado.

Hay de todo y para todos. Talleres de grabado sobre metal, que imparte Kimani; de pintura que dirige Corrie, donde están preparando felicitaciones de Navidad; de telas, trapecio, malabares y equilibrio, llevados por los enfermeros todoterreno Clea y Ricardo; juegos de suelo; deportes como baloncesto, futbol, balonvolea, taekwondo, yoga… limpieza de instrumentos… y siempre hay un tiempo para simplemente charlar y atender a todos y cada uno de los residentes: médicos, enfermeros, trabajadores, voluntarios y visitas.

Los niños eligen y se autoordenan, dependiendo de gustos o afinidades. Por las tardes y por turnos, deportes de playa con Satan y baño en unas aguas limpias y templadas, bajo el sol de cada día.

Y entre actividades, todos y cada uno de nosotros tiene a cuatro o cinco, que se turnan, al lado, pendientes de una caricia, una sonrisa o simplemente cogerte la mano.

Estos niños tienen una característica especial: son solidarios y son todos hermanos. Se parecen poco a los de nuestro mal llamado “primer mundo”… es raro oir un llanto, los mayores se ocupan unos, de los pequeños y otros de trabajos de mantenimiento o limpieza.

Y en estos días hay una actividad muy especial: se casa aquí María, la directora, con Francesco. Todos estamos invitados a un fiestón en la playa. Las niñas mayores pendientes de sus atuendos, acabados capilares (les encantan las extensiones de pelo que les llevan entre 4 y 5 hores), henna y todo tipo de atavíos.

Advertisements

Continúa el trabajo en ANIDAN

 Como cada mañana, recorriendo el camino que nos separa de ANIDAN, bajo un implacable sol y saludando con un “jambo” unas 50 veces, vamos preparando las actividades del día.

Rubén se queda con los juniors, les explica la estructura que han preparado y que van a desarrollar después para que la escriban y memoricen… y lo hacen!!! Luego escuchan los temas que van a tocar en Europa y van trabajando sus entradas y salidas, sus cortes y volumen, para que lo tengan muy presente y no les suene extraño cuando se enfrenten al público desde el escenario.

Mientras Unai, se lleva a los “childrens” al Tamarindo Music Arena, para trabajar con ellos también, ya que con todo este trabajo, se sienten un poco relegados… Le acompañan Amina y Fatma, para que le ayuden en la dirección y se vayan soltando. Amina es muy vergonzosa y le cuesta mucho ponerse delante del grupo, pero lo hace. Es la persona que Unai ha elegido para dirigir. Fatma, más suelta, coge la batuta y va animando y poniendo orden… empieza a sonar… tiene más carácter, pero está estudiando en Malindi y sólo está en ANIDAN algún fin de semana.

Por la tarde, ensayo con los juniors y, por primera vez, llevan sus cuadernos con pentagramas y sus anotaciones, utilizando el suelo arenoso como atril. La nueva foto del grupo, con partitura, nos llena de orgullo.

Tras tres años de proyecto, ver sus avances, implicación e ilusión, nos parece un sueño y ver las caras de felicidad de Rafa y Nyewana, más aún. Miles de imágenes y cientos de vídeos, recogidos por Erika y Gotzon, son fieles testigos, no sólo de sus avances musicales, sino de su crecimiento físico y personal.

Y el tiempo empieza a apretar, porque para tres de nosotros, Erika, Rubén y Gotzon, se acaba. Todavía hay muchas cosillas pendientes antes de dejar a Unai en Lamu (a la espera de Iker) y poco tiempo. En este viaje, no hemos salido de turisteo ni un día. Mucho trabajo y alguna cenita relajante en los cafés del pueblo, al borde del mar y con una temperatura un poco más agradable. Los 19 días que llevamos de viaje se están pasando sin sentir y se nos hacen cortos. Nos vamos sintiendo como en casa, nos conocen y respetan y aunque en ciertos círculos ven esta zona como peligrosa, la verdad es que es un pequeño paraíso, amable y acogedor que espera y necesita viajeros dispuestos a compartir cultura, paisaje, costumbres y música.

ANIDAN es un hervidero de actividades

Los niños están de vacaciones y hay un montón de actividades para todos. Desde los primeros intentos de especialidades circenses: telas, trapecio, equilibrio, malabares… a cargo de Ricardo y Clea, talleres de pintura que imparte Corrie, deportes con Satan, playa y, cómo no, percusión.

Por un lado ensayan los Childrens con Unai, mientras Rubén da teoría y solfeo y luego los dos trabajan con los Juniors, acompañados por Sayi, los temas que se tocarán en Roma y Euskadi, Madrid y Zaragoza.

Hay caras felices por todos los lados y un ir y venir de niños a los que el sofocante calor parece no afectarles. Y es que sigue haciendo mucho calor, más de lo habitual en esta época, en la que debiera haber lluvias cortas, pero no aparecen. Esto hace que nuestras fuerzas vayan menguando y lo notamos. Cada día van bajando un poco nuestras defensas.

El trabajo con la ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band, avanza. Parte del trabajo es escribir la estructura, parte baqueteo (horas seguidas entrenando solos con las baquetas con los distintos ritmos y velocidades) y otra más ensayando los temas con los tambores No les gusta demasiado repetir y repetir los temas, pero van entendiendo que no hay otra manera de conseguir buenos resultados. Se les hace pesado pulir los detalles y algunos piensan que ya se lo saben todo… ERROR…  ahí hacen mucho hincapié los “profes”… hay que ir mejorando cada día como grupo, como “bloko”. Vamos viviendo cada día sus avances, actitudes y aptitudes y se va perfilando el grupo que saldrá de gira.

Erika y Gotzon ya tienen preparado las grabaciones que nos pide la Accademia Nazionale de Santa Cecilia para tocar en Roma, tras unos cuantos intentos fallidos.

La llegada de Rafa y Nyewana nos está ayudando mucho a que entiendan la necesidad que planteamos desde el punto de vista musical de llevar a 10 niños en vez de 7. Los han visto ensayar, tocar y cantar y ya ven la importancia de ampliar el grupo. Llevarlos a Europa en abril, con el frio que puede hacer, implica el riesgo de coger una gripe y dejar al grupo sin algún instrumento, si sólo viajan 7… esta semana llega Ugo, de ANIDAN Italia, con quien terminaremos de decidir este tema.

El anuncio de Iker de que viene en navidad, nos ha tranquilizado mucho, porque eso supone que el último trabajo antes de la gira, estará bajo su batuta, con más tiempo de interacción, un mayor conocimiento de la obra y un pulido de los temas. Unai ya está cambiando su billete, para quedarse con él y terminar el trabajo a dúo, lo mismo que ha hecho ahora con Rubén. Con este equipo se puede ir a cualquier sitio con garantías de éxito.

La ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band en el Día del SIDA

El camino hasta Witu, donde se celebra el Día Internacional del SIDA, es para contar.

 Salimos de Lamu en barco hasta el continente: unos 20 minutos. Desde allí, 2 horas y qué dos horas… subimos los instrumentos a la parte alta de la guagua y polvo, baches, mucho polvo, muchos baches y un sofocante calor. Viajar en guagua por Africa es toda una odisea. Son trastos reciclados que funcionan como por arte de magia. Varios de los niños mareados y vomitando, parada en Mpeketoni y vuelta al camino de tierra, pero con más baches aún.

Al llegar, bajo un sol de justicia, vemos que se ha roto la cuerda que sujetaba los tambores y faltan dos (y eran los mejores)… bajonazo… parece que todo se pone en nuestra contra. Pero Unai y Rubén se ponen el mono de trabajo y a tocar por el centro de la calle-carretera del pueblo ante la mirada atónita de los primeros espectadores. Como siempre aquí, la gente no reacciona y a los niños se les ve poco felices… sudando y con mal cuerpo, pero se tiran el pasacalles hasta llegar al punto donde se celebran los discursos. ¡Como les gusta un micrófono!. Tras dos horas de cháchara en swahili, nos piden que volvamos a tocar. Unai y Rubén habla con el equipo y dicen que están muertos, así que declinamos su invitación.

Comemos algo en uno de los cafés de carretera, judías y pilau (carne de cabra), mucha agua, alguna golosina. Erika, Rafael y Gotzon andan pendientes de todos y cada uno de los chavales que andan medio tirados entre los árboles, con cara de pocos amigos.

A la vuelta, en un punto del camino aparece un tambor y milagrosamente, en perfecto estado. Una señora lo había recogido y puesto allí para que lo viéramos. Gritos de alegría entre los niños y le damos una pequeña recompensa que admite contentísima. Del otro tambor no sabemos nada.

La verdad es que ha sido un día para aprender. El viaje es espectacular en cuanto a paisaje, pequeños poblados, baobabs, sabana, monos, mucha gente, pobreza, sol, polvo, manos amigas, niños asustados (aquí para asustar a los niños les dicen que viene el hombre blanco)…  y otro concepto de tiempo: Africa.

Fiesta de Graduación

Tras terminar las clases, los niños están de vacaciones hasta enero y se celebra la  Fiesta de Graduación de la escuela de ANIDAN. Porque ANIDAN incluye también una escuela primaria donde estudian los niños pequeños de la Casa de Acogida y algunos otros cuyas familias no tienen recursos para dar educación a sus hijos. Esta vez se ha retrasado un poco, para que Rafa pudiera estar presente. Los niños, por niveles, interpretan sus números, perfectamente ataviados y se enfrentan a un nutrido grupo de compañeros, algún padre y muchas madres. Se hacen demostraciones de las actividades del centro, desde taekondo  hasta, por supuesto,  los tambores que hacen que los presentes salten y bailen.  La gran chamba está repleta, los profesores hacen balance y luego llegan los diplomas, los regalos y el baile. Hay refrescos para todos y fiestón.

En esta ocasión, esto se mezcla con la llegada de Nyewana, que trae muchos regalos, con lo que la fiesta es doble.

El hecho de que tengan vacaciones es determinante para nosotros. Si tienen clases, es difícil sacar tiempo para los ensayos, así que siempre procuramos venir cuando han terminado sus clases y además, en noviembre, es el Lamu Cultural Festival, lo que nos permite tocar con mucho público. Ahora ya terminado, nos centramos en los ensayos con Unai y las clases teóricas con Rubén. Los dos están muy contentos, porque los chavales quieren aprender y son capaces de dejar a un lado sus ganas de descansar, playa y amigos… La verdad es que estos niños y niñas son excepcionales en todos los sentidos: son educados, solidarios y con muchas ganas de trabajar (aunque algunas veces hay que “empujarles”).

Ya han entrado de lleno en los preparativos de los conciertos por Europa y trabajan mañana y tarde. Los ensayos, teórica y baqueteo, a veces se les hace pesado, claro, repetir y repetir y repetir, pero son muy conscientes de que no hay otra forma de aprender y dominar sus instrumentos. Esto se mezcla con la audición de los temas que van a interpretar, una y otra vez y con su sorpresa al darse cuenta de  que pueden empezar a entender un pentagrama, ¡¡¡a leer música!!!.

Mañana llegan de Nairobi las cámaras de ZUKU TV, la empresa de televisión por cable de Richard Alden, para hacer un pequeño reportaje sobre ANIDAN y su escuela de percusión. Además nos acompañarán a Witu, para grabar la actuación de la ANIDAN-Bloko del Valle Juniors Band, en el Día del SIDA.

Ah! y sigue el calor sofocante y húmedo que nos tiene un poco justos de fuerzas… no estamos acostumbrados y se nota, pero cuando termina la jornada y volvemos a la casa de Ugo y Claudia, que es un remanso de paz, nos reponemos enseguida.