6 años en Kenya

Caras de ayer y Hoy 03

Rafita, 6 años. Los mismos que el proyecto.

Como pasan… 6 años y 7 viajes separan estas imágenes.

En medio, mucho trabajo, muchas ilusiones, mucho cariño y un montón de experiencias que hemos soñado y vivido juntos.

Juntos hemos aprendido, hemos llorado y reído, hemos crecido, nos hemos conocido y hemos compartido lo mejor de lo que somos capaces.

Lo que empezó como una aventura se ha convertido en un proyecto muy sólido y está dando unos resultados espectaculares. Cada día hay más personas involucradas colaborando y los lazos personales que se han creado están por encima de la música, de proyectos o rutinas. Anidan nos abrió sus puertas y hoy somos una familia que crece.

Nosotros somos pequeñitos y con pocos recursos, pero lo solucionamos con ilusión y muchas ganas. Ofrecemos nuestro tiempo y lo que sabemos hacer persiguiendo un sueño que ya se está materializando: ¡¡¡ya han empezado a funcionar solos!!!.

Cada viaje ha supuesto un pasito adelante. Con mucho respeto nos hemos ganado a la comunidad musulmana, que nos acoge como hermanos y ya, no sólo en Lamu, la percusión de la Anidan-Bloko del Valle Juniors Band es un referente.

La segunda generación de niños y niñas ya está funcionando y esto sigue.

2015-Bloko Lamu B 13En este último viaje Unai les reunió en el Círculo Sagrado y les explicó que el director tiene que pasar su anillo para que la música no muera. La batuta que ahora tenían Amina y Jumbe, se la pasaron a Rafita, que la cogió con esa sonrisa… y en silencio. Al rato, Unai le preguntó (a solas): “Rafita has entendido lo que esto supone? Sí, Unai, que cuando tu te mueras yo tengo que seguir con todo esto”.

Y se fue feliz tocando en el aire un ritmo que sólo él oía.

Advertisements

La vuelta a la rutina de Ane

2015 Bloko Lamu Q 43

Ya de vuelta a nuestras rutinas, Ane nos envía unas reflexiones post viaje. No tienen desperdicio y más sabiendo que no le resulta fácil expresarlas.

¡Gracias Ane… eres una gran compañera de viaje!

Vuelta a la rutina, después de un segundo viaje a la más antigua ciudad swahili rodeada de cálidas aguas del océano índico.

Ya no veo mujeres vestidas con “nikab”s, dejando tan solo esos increíbles ojos maquillados y que tanto transmiten al descubierto, ni mujeres con “hiyab”s y esos pañuelos coloridos que se ponen en la cabeza.

Ya no veo esos turbantes y gorros “kufi” de los ciudadanos de Lamu. Sustituimos las calles estrechas llenas de gente y alegría, con gente vendiendo en sus pequeños puestitos, con gente cocinando a la puerta de su casa; por avenidas grandes y llenas de luces de navidad. La gente ya no saluda por la calle, ya no oigo esos “Jambo jambo” por la calle, ya no choco la mano con los niños que corretean por las calles, ni veo sonrisas por todas partes. Ese trato cercano que consigue que sientas que todos somos amigos, y que todos somos una familia, comunicándonos con el peor ingles que pudiera existir y mezclándolo con palabras de swahili y castellano. Es increíble ver como gente con creencias tan diferentes, de religiones diferentes conectan y surgen sensaciones maravillosas.

Aquí (en Bilbo) la gente viste de traje con su maletín corriendo para el trabajo, las personas caminan serias, y esta vez todos son desconocidos para mí. Ya no se ven burros como medio de transporte, ya no tengo esa preocupación de tener que ir mirando al suelo para no pisar mierda de burro… la única preocupación que podría tener allí. Ahora las calles están llenas de coches, autobuses, camiones… En lo único que pienso cuando vuelvo a esta rutina es en que “¡quiero volver ya!”

Ya han pasado casi dos años desde que participamos en el proyecto Euskadiko Ikasleen Orkestra – EIO, Anidan BLOKO DEL VALLE Juniors Band, y Orfeón Donostiarra. “Una experiencia única” que sin duda me ha marcado y cambiado por completo.

Cuando terminó la gira, todo era como un sueño, o simplemente un proyecto más con la orquesta, pero yo sentía que no se había terminado, no podía dejarlo en el recuerdo, éste iba a ser un proyecto para toda la vida, y así lo está siendo. Ya son parte de mi, parte de esta gran familia que tenemos, y saben que no les voy a dejar nunca. 

Gracias a Bloko del Valle por hacer que esta también sea mi familia, y por demostrar que la música nos unifica y nos hace más grandes!

Va de niños y niñas y algunos menos niños y niñas

Durmiendo

Ver felicitación en vídeo: 1’47”

Rafita tiene 6 años, la misma edad que nuestro proyecto en Kenya. Es el más pequeño del grupo y lleva la percusión en la sangre. Aprendió ritmos antes de hablar… le hemos visto crecer y en este viaje, ha sido la mejor de las realidades.

Ya puede colgarse un tambor: una “caixa” que le hemos preparado y afinado como “surdo medio” y que toca y mueve con soltura…  y esa carita de felicidad que pone en cuanto empieza a tocar.

Mientras grabábamos, había que repetir tomas y nada más lejos de aburrirse… “again Gotzon” repetía una y otra vez…

Como él hay otra nueva tanda de percusionistas y los más mayores que les enseñan y tutelan. Tendríais que ver nuestras caras de felicidad cuando vamos sintiendo su evolución, año tras año y cuando vamos viendo como se transforman en “personitas”.

Nos han ganado el corazón y ya hace tiempo que forman parte de nuestras vidas: ¡¡¡FAMILIAAAAA!!!

Ah! y felicitad moved el vídeo si os gusta

Vuelve la calma

2015-Bloko Lamu P 14Una vez concluidos los festejos, intentamos ir dejando todo en orden.

Erika y Jumbe se ocupan de organizar el cuartito donde se guardan los materiales… los tambores apilados por tamaños, para no dañar los parches, los amarres, las rodilleras, las mazas, varillas y baquetas… a ver cuanto duran…

Hay tiempo y después de comer, Saji trae su reproductor de DVD y les ponemos el documental de la Gira. Ya los habíamos repartido, pero no lo habían visto. Todos expectantes y muy atentos… se oyen risas, ohssss!!!, miradas cómplices… son muchos los ojos pendientes del monitor donde se van sucediendo los avatares de una experiencia que, a muchos, nos ha cambiado la vida…

Y preguntan por Iker, por Luly, por Rubén e Ingrid, por Jordi y Nati, por Ricardo… por muchos de los chavales de la EIO, les vienen recuerdos y la nostalgia se respira entre los que participaron. Nos miran de reojo y asienten sonriendo. Cuando un día les dijimos que si trabajaban podrían ir a tocar a Europa, no se lo creyeron. La verdad, es que no han trabajado demasiado, pero gracias al esfuerzo y el trabajo de Anidan Italia Onlus y su Musica per Lamu, de Anidan, de Bloko del Valle y su Tambores para la Convivencia, de la Euskadiko Ikasleen Orkestra-EIO, de Iker y Unai, del Gobierno Vasco y de muchas de las personas que nos rodean, pudimos materializar un sueño imposible.

Ahora, cuando miran hacia atrás y cierran los ojos, se ven sobre el escenario de un gran auditorio lleno de “blancos” todos pendientes de su ritmo, de su movimiento, de su energía y de su felicidad, que espera el final de cada tema para mostrar su asombro… salvo en el Malaika, donde escenario y público se fundían en una inusitada fiesta que ellos habían provocado… Sí, con esos chavales de Anidan que no saben música y nuestro trabajo de estos años, hemos abierto una puerta que nos vamos a asegurar de que nunca se cierre.

Relevo generacional en la Anidan-Bloko del Valle Juniors Band

2015-Bloko Lamu O 63Es el sexto año en Kenya. Los que empezaron con 11 – 12 años, ya han cumplido su ciclo y se ven reemplazados por los que entonces tenían entre 6 y 10 años y ayer fue el primer taller con la tercera generación, que hoy tienen entre 10 y 12 años y otros que no habían tenido la oportunidad de hacerlo.

Hay un buen número de principiantes deseosos de colgarse (a duras penas) los tambores y empezar a tener su protagonismo.  También en la dirección hay cambios. Esta vez es Winnie la que se pone delante de los principiantes a dirigir ayudada por Mwanahamisi. Delante o al lado de cada “nuevo” niño con su tambor se colocan los ya experimentados para indicar y apoyar. Se arman de paciencia y poco a poco van sacando adelante su primer “reagge”…. Amina y Yumbe dan vueltas alrededor controlando. Yumbe levanta la ceja …es verdad… no suena demasiado bien… pero !!Están empezando!!!, al poco ambas no pueden resistir más y se unen a las indicaciones. Yumbe se acerca a Unai y le dice ¿no sería mejor que empezaran baqueteando en el suelo?. Pero todos quieren sentir un tambor… al menos en un primer día.

Nos hubiera gustado empezar antes estos talleres, pero ha sido imposible. El día a día en Anidan no se puede programar… siempre surge algo que provoca cambio de planes y, la popularidad del grupo, unida a los festejos del Lamu Cultural Festival y eventos posteriores, han hecho que las actuaciones hayan sido prioritarias.

El tiempo pasa volando, las fuerzas van menguando y para Erika, Ane y Gotzon se acerca la vuelta. Unai se queda un poco más. Seguro que en estos días que le quedan aprenden nuevos ritmos, recuperan alguno perdido, mejoran los que ya tienen… y de los niños que han probado el tambor alguno se incorpora al grupo.

Posted in 1.

A la calle de nuevo

2015-Bloko Lamu M 649.00 de la mañana. Tocan a la puerta. Es Jumbe con una señora, completamente tapada, de negro… “Jambo”… Jumbe nos presenta: es la representante de un grupo de mujeres que acaban de montar una asociación: “Mujeres por el Cambio”, en Lamu. Nos pide que toquemos en un meeting que tienen a las 9.10 en Mukunguni, la plaza principal de Lamu. ¿…?… en diez minutos? Unai le dice: Olvida Ud. que estamos en Lamu?… Le dice que iremos, pero cuando podamos reunir a los niños y traerlos con los tambores. A la vez se celebra otro acto de las Asociaciones en defensa del agua.

Pensábamos en una mañana tranquila, pero de eso nada. ACTIVIDAD!!!.

Llamada a Anidan para poner a la gente en marcha… todos están cansados y no quieren tocar… Entre Jumbe y Unai, les ponen las pilas y, sin desayunar, a la playa con los tambores que enseguida les mandamos un barco.

Los festejos empiezan y el barco no llega. Unai se va  a la plaza y da un taller de percusión corporal, que todos disfrutan mientras se anuncia y esperan a la banda.

Bajo el implacable sol matutino, llegan al muelle, se cuelgan los tambores y a tocar. Hay pocas ganas y caras serias… Jumbe coge el timón y va calentando el ambiente. Un descanso para los discursos, que se aprovecha para comer algo y mucha agua y vuelta al centro de la plaza para cerrar los actos.

Tienen un poco más de espacio y se les ve mejor a todos y a Rafita… alucinaban cuando todos se agachan y se queda solo tocando…

Al finalizar, se nos acercan dos señores y nos dan las gracias por el proyecto. “La comunidad de Lamu está muy feliz con el trabajo que Bloko del Valle está realizando en Anidan. ¡Congratulations!”.

Taller de danza y cumple de Ana

2015-Bloko Lamu L      55Tras el bajón, viene la calma. Volvemos al trabajo y seguimos sudando las 24 horas del día.

Ane se anima a dar un taller de danza. Le ha costado lo suyo ponerse delante de los niños y niñas y mostrarles lo que sabe. Al principio risas de sorpresa. Es algo muy diferente a lo que ellos hacen, pero poco a poco se van sumando… al menos para intentarlo. Hay chicos delante, así que las chicas se retraen un poco. Tratan de seguirle, pero no lo consiguen.

Al mediodía hay “comida especial” porque es el cumpleaños de Ana. Pollo (2-3 veces al año) arroz con salsa, plátano y galletas. Muy contentos se afanan en la labor y no dejan ni rastro en el plato. Luego llega la fiesta… es tradición cantarle el “cumpleaños feliz” y tirarle globos llenos de agua, hasta que está empapada… la tarta, los bailes y a descansar.

La enfermería de Ugo`s House, está vacía. Todos andamos un poco flojos, pero bien. Queda ya poco tiempo y mucho por hacer. De lo que traíamos programado hemos podido hacer muy poco. Es el día a día quien marca el programa y vamos apagando fuegos sobre la marcha.

La percusión en Lamu empieza a ser imprescindible y nos requieren de todos lados, fiestas y celebraciones. Ven el progreso de la Anidan-Bloko del Valle Juniors Band y quieren más. Los niños y niñas ya tararean los temas y les brillan los ojos en cuanto ven llegar los tambores en el barco, acercándose al muelle. Ya vienen, ya vienen…  se arremolinan a nuestro lado y no nos dejan hasta que volvemos a embarcar rumbo a Anidan.

Posted in 1.